Clases

Yoga

En Irantzu Gonzalez Dantza Eskola, ofrecemos clases de yoga para adultos, en estas clases, te ofrecemos "deporte y mente" en clases de hora y media en las que restaurar tus emociones a través de la respiración, la concentración y el trabajo físico..

El yoga es una filosofía oriental que llegó en los 60 a occidente. Desde entonces, se ha ramificado y ha evolucionado en infinitas direcciones. Lo que nos interesa es lo que ocurre en Irantzu Dantza eskola.

Una clase de yoga concentrada en 4 pasos.

En la escuela tenemos en cuenta que cada persona es una práctica y cada día condiciona nuestro estado físico y mental. Y eso, lo trasladamos a la esterilla y a nuestro apoyo durante la sesión.

Tras la reunión, dónde conectamos y nos enraízamos en la práctica, vendrá la activación durante la que despertamos nuestro cuerpo y lo preparamos para lo siguiente.

Los asanas, son la parte más “famosa” del yoga, es dónde ponemos en práctica  la armonía entre cuerpo y mente. La respiración, la fuerza, el equilibrio, la flexibilidad y la concentración.

Da un poco de vértigo al principio pensar en tantas cosas. A medida que te sumerjas en la práctica esos miedos se marchan de la clase. Solo estás tú.

El progreso es una consecuencia inevitable. Aunque lo importante, ya lo verás, es la sensación física y mental. El poso de paz y bienestar que nace en las clases.

Las claves del yoga

  • Respirar
    Las respiraciones se van intensificando o alargando a medida que profundizamos en nuestra práctica. Favorece nuestra concentración y la oxigenación de nuestro organismo.
    En el día a día a veces nos olvidamos de algo tan vital como puede ser respirar. Aquí le dedicamos tiempo y adquirimos buenos hábitos.
    En yoga aprendes a manejar la respiración como herramienta para potenciar o cambiar un estado de ánimo.
     
  • El equilibrio
    Favorece la concentración. Te encamina a dejar tus preocupaciones fuera de clase y a dedicar este rato en exclusiva a ti.
    Mejora con la práctica y llegas a conseguir cosas que al principio te parecían inalcanzables.
     
  • La fuerza
    Te empodera, te reordena y te enfoca. La práctica te hace más fuerte, tonifica tus músculos y te da valor para encarar todo tipo de situaciones.
     
  • La elasticidad
    No importa la edad, no importa la falta de práctica. Cuando trabajas la elasticidad estas previniendo lesiones, mejorando postura y fluidez en tus movimientos, es decir, calidad de vida.
     
  • Las emociones y la mente
    Esta práctica milenaria ha llegado hasta nuestros días por algo. Ayuda a mejorar nuestras emociones y a través de ella llegas a estados mentales de paz y foco.
     
  • La práctica al completo
    El yoga supone un trabajo completo de cuerpo, mente y corazón. No se puede elegir, no se trabaja uno sin el otro.
    Además es un momento único que dedicas a tu bienestar, sin interferencias del exterior
    Trabajas tu físico, pero verás que las clases te dejan un estado mental más relajado y unas emociones nuevas, restauradas.

Yoga como inversión en una misma

El yoga te da armonía, paz y salud. El yoga te pide esfuerzo, implicación y emoción.

Si no lo has practicado nunca, lo descubrirás en la propia esterilla. Si ya lo has practicado, ya sabes de lo que hablo.

En nuestro grupo hay personas de todas las edades y condiciones. Hay personas con limitaciones físicas por razones de salud, otras por falta de práctica. Todas se respetan igual, se llega a donde se puede y cada una da todo de sí, eso es importante. No hay más competición que la que establezcas, con todo el respeto y cariño, contigo misma.

Los nombres de los asanas

Yo te voy a repetir una y mil veces que el saludo al sol se llama suryhanamaskar. Una y mil veces. Para mí es importante que te lo aprendas, ya que forma parte de las raíces del yoga y de su origen.

Es cultura yoguica.

Pero no habrá examen. Hay nombres que son impronunciables y/ o muy largos, no te preocupes. Como el Natabaliasana, o chandranamaskar.

Yo los repetiré cada vez que transitemos el asana y verás que tu mente retiene poco a poco.

Equipamiento

No necesitas un arsenal para empezar.

Ropa cómoda y ajustada (para que no nos moleste ni estorbe durante la práctica).

La esterilla, si no tienes o no sabes si quieres continuar con las clases de yoga en la escuela tenemos algunas para prestarte, lo importante es que antes de recogerla la dejes limpia.

Bloque de yoga. Es el complemento perfecto para las clases de yoga. Nos permite llegar a asanas más exigentes y es un apoyo durante la sesión.

Manta. Algo con lo que puedas cubrirte durante la meditación ya que la temperatura de nuestro cuerpo baja y corremos el riesgo de enfriarnos. Tampoco está de más dejar los calcetines y una chaqueta cerca de nuestra esterilla sin que moleste a otros participantes.

Cojín de meditación. No es estrictamente necesario pero hay personas que valoran mucho su función. Nos ayuda a mantenernos erguidas durante la meditación (si no la hacemos tumbadas) y a que nuestra postura corporal sea adecuada.